domingo, 17 de mayo de 2020

Córdoba fin de semana

Llevo desde enero queriendo escribir este post, pero entre unas cosas y otras no he podido. Aunque paradójicamente, con el estado de alarma en el que nos encontramos, debería tener más tiempo... Pero bueno, ¡ahí va! Os dejo un post de mi última escapada. Aunque ahora no se puede viajar, esperemos que en unas semanas ya podamos, os dejo un destino peninsular bastante interesante.

Como muchos sabéis, casi todos los años en enero me hago un viajecito corto por la península. Este año el destino elegido fue Córdoba. Para empezar, dicen que en Córdoba llueve muy poco, pero tuvimos tan mala suerte que a nosotros el primer día nos llovió... Aún así, pudimos disfrutar de las maravillas de la ciudad, y en este post os voy a contar lo que se puede hacer en Córdoba en un fin de semana.

[Cámara propia]

Personalmente, soy de las que piensa que si hay poco tiempo para visitar un lugar, mejor hacer una visita guiada. En ella te suelen llevar a los sitios más destacados de la ciudad, así como explicar un poco la historia de cada sitio. Reservamos un Free Tour con Civitatis,  y mereció mucho la pena, nos hicieron un recorrido bastante completo.

Entre otras cosas, te dan un paseo por la Judería de la ciudad, un sitio muy interesante donde perderse. También te llevan a algo muy característico de Córdoba, sus Patios. En invierno hay pocos abiertos, pero alguno pudimos ver, y merece la pena. Otra sitio esencial es el Puente Romano, tanto de día, como de noche.

Patio [Cámara propia]

Como todos conoceréis, algo imprescindible si vas a Córdoba, es la Mezquita-Catedral, y subir a la torre. Mejor comprar la entrada antes de ir, eso sí, van con hora, por lo que hay que tener claro cuando ir. En nuestro caso, no pudimos subir a la torre debido al mal tiempo, pero días mas tarde nos procesaron la devolución del dinero. El Free Tour acabó en la Mezquita, por lo que nos contaron su historia, y así entramos conociéndolo. Es de las pocas mezquitas del mundo, que tiene dentro una catedral, sorprende bastante. Con la entrada incluye también la visita a las Iglesias Fernandinas, aunque nosotros no vimos ninguna.

Mezquita-Catedral [Cámara propia]

Sin embargo, lo que más me gustó, fue el Alcázar de los Reyes Cristianos. Al cancelarse la subida a la torre, comimos rápido y fuimos a verlo. Se trata de una antigua fortaleza, con restos de diferentes periodos: árabes, romanos y visigodos. Sin duda lo que más sorprende del lugar son sus extensos jardines, un lugar muy apropiado para perderse.

Jardines del Alcázar de los Reyes Cristianos [Cámara propia]

Nos dio tiempo también a ver unos Baños Árabes. Entramos poco antes de cerrar, así que el que nos atendió no nos cobró la entrada. Al final son unos baños árabes típicos como los de otros sitios, pero los tienen muy bien cuidados, y nos gustó verlos.

Cerca de un restaurante que nos encantó, hay un Templo Romano. Diría que está un poco mal cuidado, pero por lo demás, es bonito de ver.

Templo romano [Camara personal]

Nosotros reservamos el domingo para ver un conjunto monumental imprescindible a 8 km de Córdoba: Medina Azahara.  Se trata de los restos de una antigua ciudad, la cual estuvo en pie unos 70 años, fue destruida sobre el año 1.010. Tiene partes muy bien conservadas, y fue declarado Bien de Interés Cultural en la categoría de Monumento en el año 1923

Hay visitas guiadas, pero me parecen muy caras, por lo que en este caso fuimos por libre. La entrada libre es gratuita, únicamente hay que pagar el acceso a un autobús, que es el que lleva a la antigua ciudad. Antes de coger el autobús, se recomienda visitar el centro de interpretación, donde cuentan la historia del lugar, y se exponen restos que se han encontrado allí. 

Medina Azahara [Cámara propia]


Datos prácticos

Nosotros estuvimos alojados en un hotel cerca de la medina, Hotel Riviera, bastante asequible de precio. Allí es complicado aparcar, tuvimos el coche los dos días en un párking cercano. El hombre de la recepción muy agradable, estuvo largo tiempo hablando con nosotros para recomendarnos sitios para ver. Se notaba que le apasiona la ciudad.

Plaza de las Tendillas, cerca del hotel [Cámara Propia]

A mí me encantan los mercadillos medievales, y casualidad, poco antes de ir vi que justo ese fin de semana era el mercadillo medieval anual. Por supuesto, no pudimos faltar. Hacen muchos espectáculos típicos de estos mercadillos, y tienen muchos puestos. Nosotros fuimos por la noche, para aprovechar que habría menos gente, y así además ver la ciudad y el Puente Romano iluminado.

Puente Romano de noche [Cámara propia]

En cuanto a la gastronomía, lo típico allí son las berenjenas con miel, el salmorejo andaluz, y los flamenquines. Nos gustó mucho un restaurante llamado La Cazuela, y es donde estuvimos todos los días, nos lo recomendaron en el hotel y tiene buena relación calidad-precio.

Nos pareció muy curioso el suelo de muchas tiendas, típico andaluz. Por otra parte, no sé si conocéis mi afición a los jabones naturales. Allí vimos una tienda de la cadena francesa La Maisson del Jabón. Había estado en otra en Toledo, y esta vez me animé a comprarles uno. Tienen además una selección de jabones locales, que es de dónde lo cogí, y he de decir que me está yendo muy bien.

Baldosas de una tienda de souvenirs [Cámara propia]

Espero que os haya gustado el post, quizás alguien se anima a ver Córdoba este verano, ya que seguramente lo único que podamos hacer es turismo nacional... ¡Hasta el próximo post!

--
Web oficial turismo Córdoba
Los 14 lugares más bonitos de Cordoba 

lunes, 20 de abril de 2020

Correos y Estado de Alarma

En España se declaró el estado de alarma el 14 de marzo de 2020, con motivo de la crisis sanitaria que estamos viviendo. Inicialmente fueron 15 días, pero lo van alargando y parece que no se ve el final. Practicamente todo está cerrado, por lo que mucha gente las cosas que necesita las compra de forma online. En mi caso, tanto mi pareja como yo hemos comprado varias cosas online en este tiempo.

Lo que normalmente hacen los mensajeros de la mayoría de las compañías, es llamar al telefonillo, dejan la caja/paquete en el ascensor, para que haya cero contacto.  Eso, hasta que me ha tocado recibir un paquete con Correos. ¿Qué es lo que hace correos? Los envíos ordinarios no los están entregando. Directamente, dejan el aviso para recogerlo en la oficina. 

Las oficinas de correos, están abriendo en horario de 9:30 a 12:30, de lunes a viernes. Los que trabajamos, nos resulta imposible ir en ese horario, y la única solución que dan, es que lo recoja otra persona con una autorización. Si las personas con las que conives no pueden ir, ¿qué solución te dan? Ninguna. Están haciendo que busques a otra persona que viva cerca, pero que te saltes el confinamiento para darle a esa persona el aviso de llegada. Pregunté, y lo necesitan en papel, no se les puede dar los documentos en formato digital. Todo facilidades, vamos. 

Por otra parte, pregunto ¿qué les cuesta entregarlo sin contacto, cómo hacen el resto de compañías? Lo único que hacen es que las oficinas de correos se llenen de colas interminables, y con eso, están contribuyendo a que la gente salga de casa aunque sea para recoger cosas no esenciales, ya que si no vas en el tiempo que te marcan, te quedas sin paquete.

En mi caso además,  pedí un permiso en el trabajo para entrar más tarde, y habían perdido el paquete. Me llamaron cuando lo encontraron, y mi pareja se pidió el día libre para poder ir. Y ahora me ha llegado una notificación de otro pedido, y evidentemente, no nos vamos a pedir más días libres para ir a correos.

Aunque hay muchísimas quejas por redes sociales, no creo que esto llegue a ningún sitio. Pero el servicio mejoraría considerablemente, si al menos las oficinas abrieran más tiempo, alguna tarde, o los sábados, para que todos podamos recoger nuestros paquetes. Y además no se formarían las largas colas de ahora, con lo que al final, todos saldríamos ganando. 

Como nota, añado que en Correos Cataluña han ampliado el horario a las tardes debido a la alta demanda de usuarios. A ver si se ponen las pilas en el resto de España. 

sábado, 22 de febrero de 2020

Cultura y conciertos 2019

Como cada año, me gusta recopilar en un post los actos culturales a los que he ido durante el año: conciertos, cine, teatro... Aquí va el del pasado año 2019

Conciertos
Este año he ido a un total de 14 conciertos, exactamente el mismo número que el año anterior. En los últimos años he bajado el ritmo, debido por una parte a la economía, y por otra a las oposiciones. Los mejores de 2019, sin ninguna duda, el concierto-recital de Andrés Suárez y Elvira Sastre, y el de Ed Sheeran, que por fin pude conseguir entradas para verle.

1. Marwan [Teatro Circo Price, 01/02/019]
2. Maldita Nerea [Teatro Circo Price 02/02/2019]
3. Fran Fernández [Presentación disco y concierto Jazzville, 06/02/2019]
4. Belén Arjona [Sala Jazzville, 23/02/2019]
5. Recital Verso & Cuento [Sala Galileo, 09/03/2019]
6. Efecto Mariposa [Sala Galileo, 24/04/2019]
7. Ed Sheeran [Wanda Metropolitano, 11/06/2019]
8. Rozalén [WiZink 14/06/2019, mi cumpleaños]
9. Georgina y Miriam Rodrigez [El Corte Inglés, día de la Música, 23/06/2019]
10. Fran Ferández y amigos [Sala Galileo, 22/8/2019]
11. Maldita Nerea [Fiestas Valladolid, 14/09/2019]
12. Belén Arjona [Sala Jazzville, 27/09/2019]
13. Concierto Recital Andrés Suárez y Elvira Sastre. Desordenados [WiZink, 21/11/2019]
14. Concierto Solidario aecc, con Rozalen, Despistaos, Arnau Griso y La Sonrisa de Julia [La Riviera, 27/11/2019]


                       


Cine y teatro

En cuanto a cine y teatro, he ido muy poco, aunque algo más que el año anterior.

Teatro
- El castigo sin venganza, de Lope de Vega [Teatro de la Comedia, 30/01/2019]
- Clandestino Cabaret [Teatro Píncipe Pío, 16/02/2019]
- Monologo Dani Rovira Teatro Capitol, 13/10/2019]

Cine
- Dumbo [marzo estreno]
- Aladín [junio]
- El silencio de la Ciudad Blanca [octubre gratis Vodafone]
- El Joker [octubre]
- Jumanji 2 - [dicembre gratis Vodafone]



Exposiciones y museos
Siempre me gusta ir de museos, o a ver exposiciones, y este año han sido bastantes más que los años anteriores. En enero, tuve dos semanas intensas de museos/exposiciones [Nota: en esta lista no cuento los museos o exposiciones visitados durante los viajes]

- Leonardo Da Vinci [BNE enero 2019]
- The Robot Museum [enero 219]
- Visita guiada Imprenta Municipal [enero 2019]
- Real Observatorio Astronómico [enero 2019]
- Exposiciones: Inteligencia Artificial / Robots [Fundación Telefónica enero 2019]
- Museo de Arqueología Nacional [enero 2019]
- Exposición La España de Laurent [guiada, enero 2019]
- Exposiciones: National Geographic. / Archivo Telefónica. [enero 2019]
- Visita guiada biblioteca Jardín Botánico [Día del Libro 2019]
- Visita guiada Imprenta Cervantina [26/04 la noche de los libros]
- Visita Guiada Moratalaz [14 junio 2019, mi cumpleaños]
- Museo y Jornadas de Encuadernación en Academia Bellas Artes de San Fernando [26/09/2019]
- Open House Madrid: Biblioteca Él Águila, Casa Árabe [28/09/2019]
- Museo Thissen-Bornemisza [diciembre 2019]

Exposición Laurent. Cámara propia
               

Viajes y lugares

Este año he viajado algo más que los anteriores, aunque como siempre, no tanto como me gustaría.

- Balneario en Olmedo, y visita Simancas y Tordesillas [enero 2019]
- Almería, con visitas a Monsul, San José, Aguadulce, Faro Cabo de Gata, y varios museos [dos semanas en julio 2019]
- Moncofa y alrededores [agosto 2019]
- Andorra [agosto 2019]
- Lleida [agosto 2019]
- Fiestas Valladolid [septiembre 2019]
- Toledo [diciembre 2019]
- Prádena [diciembre 2019]

Y por supuesto, he ido varias veces a mi pueblo, incluyendo en sus tradicionales fiestas de finales de agosto. 

Andorra - Cámara propia

Otras experiencias
Este año pasado, he estado en varias ferias medievales:  Chinchón (2 de marzo), la feria Cervantina de Alcalá de Henares, la cual me encanta (septiembre). Estuve viendo la recreación de la Batalla del Jarama en Morata de Tajuña (9 de marzo), y comiendo sus típicas palmeritas de chocolate. Por otra parte, este año he estado unos meses en paro, por lo que he caminado mucho, y he paseado por parques: entre ellos, Quinta de los Molinos, Retiro, Casa de Campo, picnic en El Pardo, dos veces al Jardín Botánico, una para ver las luces de Navidad)

Como experiencias, he ido a dos balnearios (Castilla Termal Olmedo, muy recomendable; y Caldea, en Andorra), a dos spás (abril Centros Noun, y Diciembre Los Nogales), me han dado una sesión de Siatsu por mi cumpleaños, me he dado una sesión de tratamiento facil (y no me convenció la experiencia). He visto fuegos artificiales en varias fiestas (San Isidro, Moratalaz), he ido a varias veces a diferentes ferias del libro (la del retiro, y la de Moratalaz a finales de abril), he montado a caballo por tercera vez, he acompañado a alguien a una realidad virtual, he montado en quad en Andorra, he montado en Piragua (y se me da horriblemente mal), he vuelto al Parque de Atracciones y he disfrutado como una niña, y he tomado el Brunch en el Bernabeu.

Parque de El Retiro - Cámara propia

Por otra parte, debido a un problema de piel que me diagnosticaron hace año y medio, me estoy pasando a la cosmética natural, y he conocido varias marcas interesantes, de las que ya os hablaré en otro post, cuando lleve más tiempo con ellas. Estuve en Biocultura (octubre) y ahí también pude descubrir nuevas marcas.

Y para finalizar, el 23 de septiembre adoptamos a una gatita. Nos enteramos de que se la iban a cargar y evidentemente, la hicimos un sitio en casa. La costó un poco adaptarse, y a Thor también, el otro gato que tenemos desde hace siete años. Pero ahora es feliz aquí, y nosotros con ella. Es de lo más cariñoso y adorable del mundo ^^
Sif, al poco de adoptarla

lunes, 3 de febrero de 2020

Lecturas 2019

¡Hola a todos! Últimamente ando bastante desaparecida, y seguirá siendo así. Aunque tengo varios post pendientes, espero escribirlos pronto para publicarlos próximamente. Como siempre, aquí va un post sobre mis lecturas anuales. Podéis comentarme qué os parece o qué habéis leído vosotros durante 2019.

En 2018 leí 42 libros, en 2017 leí 36, en 2016 leí 41 libros. Este año pasado he leído bastante menos que los años anteriores: 23 libros, lo que hace una media de casi 2 libros por mes. Según Anobii, he leído 4906 páginas, lo que hace una media de 213 páginas por libro.

Si lo pienso con perspectiva, puede sonar bastante raro: el año pasado estuve 5 meses en paro. Me hubiera dado para leer mucho, sin embargo, me centré bastante en las oposiciones. De hecho, muchos de los libros que he leído este año, son prácticos para temas de las oposiciones. Como llevo haciendo los últimos años, voy a comentar mis libros de 2019:

Este año pasado, leí un libro de terror: La Maldición de Hill House, de Shirley Jackson. Ví la serie, y por eso me animé a leer el libro, ya que no habitúo a leer terror. Me gustó bastante, aunque personalmente, no me dio mucho miedo. Uno de los libros que más me ha gustado este año, ha sido Cuando nos volvamos a encontrar, de Andrea Rodríguez. Narra la historia real de Pablo Ráez, un joven luchador que murió de cáncer, contado por la que fue su novia. Incluye muchas enseñanzas, me parece una lectura imprescindible. En las novedades de la biblioteca encontré Descansa, de Daniel de Lima, libro que me gustó bastante. 



Por otra parte, los que me conocéis sabéis que soy una incondicional de Albert Espinosa Este año me he leído dos libros que me quedaban suyos, uno nuevo y otro reciente que no había leído. Estos son Finales que merecen una historia, una serie de cuentos con una enseñanza, y Lo mejor de ir es volver, libro que me encantó y devoré en pocas horas.

Este año he leído dos sagas: he acabado la saga de la Ciudad Blanca, con el libro Los señores del tiempo. Leí el primero por una recomendación de los usuarios de un antiguo trabajo, y me encantó, y el resto de la saga también. Por otra parte, he leído Yo antes de tí, y Después de tí, una saga de Jojo Moyes. El primero me gustó bastante, pero el segundo ya decae. No creo que me lea el último.  



En mi línea, he leído varios libros de Cantautores-Poetas. Uno de Marwan, llamado Los amores imparables, de El Chojin Un nuevo yo despierta. Me encantó, es una especie de "Diario de reflexiones", que de da mucho que pensar. He leído La tinta de mis ojos, de Aitana Ocaña, el cual me pareció bastante adolescente. Y tras ir al increíble concierto-recital del 21 de noviembre de Andrés Suarez y Elvira Sastre, me anime con dos libros de la última: Aquella orilla nuestra, y Días Sin tí. Este último no me convenció el principio, pero al final me enganché y lo recomiendo. Tiene además el Premio Biblioteca Breve 2019. 



Dije que iba a leer más en inglés, pero este año he leído muy poco. Esos libros son Dolphin Music, De Antoinette Moses, y The Sugar Glider, de Rod Nielsen. Empecé muy bien en 2018 a leer un ratito en inglés  todos los días por las noches, y/o a veces por las mañanas en el metro, pero al final me requiere mucha concentración leer en otro idioma, y lo fui dejando... ¡Mal hecho, lo sé! Se aceptan recomendaciones de consejos para practicar ingles :)

Este año me ha dado por probar cosméticos más naturales, e informarme un poco sobre los ingredientes que son buenos/malos, para intentar dar mejores cosas a mi piel. Leí un libro interesante llamado Crea tus propios cosméticos Bio. Por otra parte, me leí un libro psicológico llamado Cómo dejar de hacerse pajas mentales y disfrutar de la vida, de Giulio Cesare Giacobbe. Me gustó bastante, y es curioso la forma en la que está narrado. 

 

En cuanto a oposiciones, me he leído seis libros prácticos: Historia del libro y la lectura, de A. Gómez Castillo; El Libro, de José María Díez Borque; La preservación de recursos digitales, de Núria Gallart Marsillas; Fuentes de Información, de Rosana López Carreño; Curación de contenidos para Bibliotecas, de Evelio Martínez Cañadas, y Gestión de Calidad en la Biblioteca, de Jarmo Saarni, además de otros muchos capítulos de diferentes manuales. 

Una novedad respecto a mis lecturas, es que he empezado a leer más en digital, tanto con el kindle como con el móvil en el transporte público. El Kindle no es compatible con el sistema de préstamo de las bibliotecas públicas, por ello uso también el móvil para leer los libros electrónicos que me presto de la biblioteca.

Este 2020, de momento pinta también bajo en lecturas. Ya ha acabado enero, y aún no he leído nada de literatura como tal... Estoy además probando con los audiolibros, ya os contaré mi experiencia. 

¡Nos leemos en el próximo post!

--
Post relacionados:


martes, 24 de septiembre de 2019

¿Por qué me vigilan si no soy nadie?

Hace cosa de dos años, un antiguo jefe nos enseñó un vídeo a mis compañeros becarios y a mí. No sé a raíz de qué vino ese día, pero hace poco que el vídeo ha vuelto a mi mente.

Últimamente, por diferentes hechos que no vienen a cuento, veo que cada vez estamos más controlados. Tanto físicamente, como virtualmente. Físicamente, sobre todo en el centro de las ciudades, pero cada vez en más sitios, está todo lleno de cámaras que nos controlan por donde vamos y lo que estamos haciendo. Cuando ocurre algo, siempre hay una cámara que lo ha grabado...

Virtualmente igual o peor aún. Con nuestro móvil inteligente nos tienen controlados, empezando por la ubicación (he comprobado que aunque vayas en modo vuelo, también registra por donde vas...). Personalmente, hace tiempo que Google Maps me empezó a preguntar opiniones de sitios, de restaurantes a los que voy, de museos que visito, etc. Al principio me parecía interesante, además con esas colaboraciones de la cronología, vas ganando puntos (que no sé para qué son), pero parece que te anima a seguir opinando... Hasta que pensándolo bien, que Google sepa por dónde vas a cada momento, es un arma de doble filo.

Por una parte, tú mismo puedes consultar dónde estuviste, por ejemplo, el 01 de abril de 2019. Puedes saber qué hiciste, dónde estuviste, te aparecen además las fotos que hiciste... Puede estar bien para uno mismo. Pero, ¿y si el móvil acaba en ciertas manos? Cualquiera que lo coja, puede saber exactamente dónde estuviste en cada momento, si fuiste al supermercado, si estuviste en casa de alguien... Muchas de las aplicaciones que usamos hoy en día, te piden obligatoriamente acceso al gps, a la cámara, a la galería de fotos. Pero ¿por qué?

Básicamente, es para ganar dinero. Si por ejemplo te quieres comprar una aspiradora, buscas en google modelos, precios, etc. Al rato te están apareciendo anuncios de aspiradoras. Pero hay veces que es para asustarse. Un amigo me contó que una vez estaba hablando en WhatsApp de unos billetes de tren que tenían que coger, y le empezó a salir publicidad del tren, sin ni siquiera haberlo buscado. Todo está conectado.  

He recuperado hoy el vídeo del que he hablado al inicio del post.  Es una charla TEDxMadrid, por Marta Peirano. Tiene más de dos años y dura sus casi 10 minutos, pero merece mucho la pena.



Hace poco me llegó una notificación de que un amigo había hecho una captura de pantalla a una foto de mi Instagram. ¿¿??. Me dio igual, pero yo personalmente sigo a muchas webs de decoración, y hago bastantes capturas de pantalla de fotos que me dan ideas, o a veces capturo fotos de frases que me gustan... ¿les ha llegado notificación cada vez que hacía una captura? Me parece una falta de privacidad absoluta. He estado investigando el tema, y creo que durante un tiempo mandaban notificaciones con cualquier cosa que capturaras, pero hubo mucha polémica, y lo quitaron, y ahora solo te notifican si haces captura de pantalla a mensajes privados o fotos de mensajes privados. He hecho varias pruebas con una amiga, y realmente te notifica cuando le parece...

Por otra parte, hace unos días, me pareció muy interesante una colaboración en El Hormiguero. Ahí habla sobre esta charla TED, y te dice además cómo puedes hacer para pedir tus datos a Google, y para desactivar que Google guarde todas tus ubicaciones. 


Con tanto control, hay que tener mucho cuidado con cada paso que damos. Vivimos pegados a un dispositivo que prácticamente, lo sabe todo de nosotros, mucho más de lo que llegamos a imaginar. 

martes, 17 de septiembre de 2019

Andorra en verano

Como muchos sabéis, este verano he estado unos días en Andorra. Me lo regalaron por mi cumpleaños y nunca hubiera imaginado que me gustaría tanto.

Andorra es conocido sobre todo por la gente que le gusta esquiar en inverno. Pero poca gente conoce la de maravillas que tiene y se pueden hacer allí en verano. Hoy os traigo una pequeña guía para descubrir Andorra en verano.

El idioma oficial es el Catalán, pero no hay ningún problema y en prácticamente todos los sitios hablan también Español, Francés e Inglés. En 4-5 días con coche, ganas de andar y de ver cosas, se puede ver entero. Andorra está dividido en siete parroquias, las cuales se muestran en el mapa:

Imagen de Intenet, pertenece a su autor

Os dejo un listado de cosas que ver en Andorra:

- Pas de la Casa (a la derecha del mapa) Ahi esta una de las pistas de skí más grandes de Andorra. Es curioso verlo en verano sin nieve. El pueblo es bonito, aunque allí sobre todo hay muchas tiendas y se pueden comprar muchos recuerdos y otros objetos. Yendo hacia esa localidad, se va por una carretera con unas vistas muy bonitas (no coger peaje, ir por la carretera del puerto).

Llegando a Pas de la Casa [Cámara propia]

Pista de Esquí en verano [Cámara propia]

- Ruta de los lagos de Tristaina (al norte). Antes se podía acceder en coche, desde este 2019 han puesto una telecabina y un telesilla, por los que hay que pagar 13€ por persona, pero he de decir que merece la pena. En la parte de arriba del todo se pueden coronar varias cimas, y se ve parte del pirineo francés. Un poco más abajo, donde deja la telecabina, está la ruta de los lagos, de unas 4h, en las que se ven los lagos de Tristaina. Nosotros no la hicimos entera porque se nos hacia tarde, pero nos parece una visita imprescindible. Por otra parte, la carretera que va hacia los lagos tiene parajes y pueblos muy bonitos, recomendable parar donde se pueda e investigar esos lugares.

Lagos de Tristaina [Cámara propia]

Lagos de Tristaina [Cámara propia]

Telesilla [Cámara propia]

Lagos de Tristaina [Cámara propia]


- Ordino: se trata de un pueblo muy bonito, muy agradable pasear por allí. Cuenta con oficina de turismo, allí os darán un mapa para comentaros las rutas que podéis hacer para conocerlo.

Ordino [Cámara propia]

- La Cortinada: muy cerca de Ordino, donde estubimos alojados. Tiene cuatro cosas para ver: el Museo de la Naturaleza, una Iglesia Medieval, Cal Pal, una casa medieval increíble por dentro, y un antiguo molino. Todo es gratuito excepto el molino, pero si vas a los tres sitios anteriores, entras gratis. En Cal Pal nos recomendaron una casa similar pero al parecer aún más impresionante, el Museo Casa Rull, cerca de La Massana. Nos lo anotamos para la próxima vez.

Cal Pal por dentro [Cámara propia]

- La Massana: para nosotros fue un sitio de paso continuo. Es bonito de ver, algo que me pareció muy curioso es que hay bicicletas colgadas de las farolas (¡¡¡!!!), no sé por qué razón exactamente. Allí hicimos una ruta en quad, venía incluído en el pack que me regalaron. A mi no me llamaba mucho, pero mereció la pena la experiencia, y el chico que nos hizo la ruta muy simpático.

Bicis en las farolas... [Cámara propia]


- Andorra la Vella: paseamos un poco por la zona centro, vimos algún puente bonito, zonas de tiendas... Pero tampoco nos pareció que tuviera muchas cosas para ver. Está unido a Escaldes-Engordany por una calle. Nos faltó por ver la Casa de la Vall por dentro (el Parlamento)

Iglesia Parroquial de San Esteve [Cámara propia]


- En Escaldes Engordany hay una avenida muy grande donde poder hacer compras. Parte de la avenida discurre por las cercanías del rio Valira. Imprescindible ver algunos de los puentes medievales, y visitar Caldea, el centro de aguas termales más grande de Europa. Eso sí, por lo que ví y por lo que me han contado, siempre hay mucha gente, intentad ir entre semana a primera hora. Cerca de allí, hay una fuente con agua termal. Nos contaron que toda esa zona de Andorra, tanto los hoteles como las casas se abastecen de agua termal.

Puente [Cámara propia]

Roc del Metge [Cámara propia]

- Cerca de allí comienza la ruta de los Egolasters. Íbamos a hacerla, pero al final no nos dio tiempo. Al parecer es una ruta de senderismo de unas dos horas, con bellos parajes.

Además de eso, nos faltaron varias cosas más, que anoto aquí por si a alguien le interesa, y para ver la próxima vez, porque estoy segura de que habrá otro viaje a Andorra:
- Mirador Roc del Quer.
- Santuario Meritxell, en Canillo, y la antigua ermita.
- Iglesia de Santa Coloma y puentes
- Os de Civis, bello pueblecito español al que sólo se accede por Andorra.
- Sant Julia, con iglesias románicas.
- Naturlandia, un parque de atracciones de montaña.
- Ermita de San Miguel de Engolasters
- Ruta valle de madriu-perafita-claror

Personalmente, a Andorra sólo he ido en verano, pero por lo que dicen cambia mucho a verla en invierno llena de nieve. Una de las cosas que que más nos sorprendió fueron las iglesias, todas hechas de piedra.

 Iglesia de Sant Serni de Llort[Cámara propia]

Iglesia de Sant Joan de Caselles [Cámara propia]

En cuando a presupuesto, los hoteles buscando bien y con antelación, hay buenos precios. Nosotros nos alojamos en el hotel Sucarà, en general bien, aunque la limpieza y el personal dejaba mucho que desear. Sin embargo, las vistas justo al salir del hotel, eran espectaculares, y además permiten animales. Comer en Andorra es más bien caro, además los menús son sin postre y sin bebida, y sin el IGI (el IVA de allí) el cual añaden después. Recomiendo comer algún día fuera, y otros días comprarse en el supermercado ingredientes para hacerse sandwiches.

Las perfumerías si que son bastante más baratas que en España, puedes encontrar packs muy interesantes. Eso sí, tener cuidado, las comerciales son bastante buenas y te intentarán vender todo... Y por supuesto, para los que fumen, el tabaco allí es mucho más barato, así como el alcohol.

Vista frente al hotel Sucarà [Cámara propia]

Hay que tener cuidado con lo que se compra, ya que hay un máximo permitido para introducir en España. En este tríptico de la Agencia Tributaria aparecen las cantidades que se pueden meter en España. A nuestra vuelta a en España había mucho tráfico, ya que había habido un desprendimiento de una montaña, que obligó a desviar el tráfico por un centro comercial. No sé si por eso o que siempre es así, pero en la Aduana estaban muy tranquilos y no pararon a nadie de los que estábamos en el carril de que no tenemos nada que declarar. Tenía entendido que hacen controles aleatorios por si has comprado más cosas de las permitidas.

Añadir que Andorra me ha parecido de los lugares más bonitos en los que he estado nunca, así que si os lo estáis pensando, animaros, que merece la pena.

¡He sobrevivido a las telesillas! [Cámara propia]

--
Fuentes de interés:
Castilla y León por el mundo: Andorra 2010 (antiguo pero muy bueno)
Madrileños por el mundo: Andorra 2018 (mucho mejor el anterior)
Gicafer.com --> excursiones en quad y otras actividades
Web oficial de turismo de Andorra

martes, 3 de septiembre de 2019

¿ Y si Pedro Sánchez hablara con los bibliotecarios y bibliotecarias?

Hace poco llegó a mí por casualidad, el texto que a continuación os voy a copiar. Lo ví publicado en Internet a fecha 11 de agosto de 2019, y su autora es Ana Valdés Menor. Lo copio tal cual. Es un poco largo, pero creo que merece mucho la pena leerlo.

Fuente original: http://www.portada.info/pedro-sanchez-hablara-los-bibliotecarios-bibliotecarias/

Biblioteca de El Escoral
[Imagen de https://www.flickr.com/photos/merceblanco/218343732]


"¿ Y si Pedro Sánchez hablara con los bibliotecarios y bibliotecarias?

Envueltos como estamos en momentos revueltos para conformar el gobierno de la nación, donde, de nuevo, faltan palabras para entenderse y donde a la vez, no hacen más que verterse palabras en intentos de reconciliación de lo que nunca debía haberse roto, pero además, intercambiando y (supongo), que repitiendo palabras con todas las agrupaciones sociales que se puedan imaginar, me llama poderosamente la atención que Pedro Sánchez no se reúna con, precisamente, aquel colectivo que está al frente de las instituciones públicas más democráticas que hay en estos momentos en nuestra sociedad: los bibliotecarios y las bibliotecarias.

Sí. Las bibliotecas, en este mundo diverso, multicultural, globalizado…. son las instituciones públicas más democráticas que existen en la actualidad en nuestra sociedad. Porque las bibliotecas tienen las puertas abiertas a absolutamente todo el mundo, sin necesidad de respuestas correctas para poder cruzar el umbral de las mismas, sin necesidad de papeles para disfrutar de todo lo que se puede encontrar en ellas, sin necesidad de una edad determinada para emitir un voto que las puntúe, y sin requisitos de religión, sexo, raza, procedencia, niveles de salud física o mental, peso, tamaño o gustos. Nada se pregunta cuando alguien decide entrar a una biblioteca. Y esto hace que las bibliotecas sean, realmente, un verdadero servicio a la comunidad. Y los bibliotecarios y bibliotecarias, los mejores espectadores de cómo va el mundo .

El escritor Antonio Basanta, felicitando a su madre en el día de mayo en el que se felicita a las madres, decía que “mi primera biblioteca fue mi madre”. Porque Basanta, imagino, que se refería a su madre como la persona que le había dado sus primeras palabras, contados sus primeras historias, le había abierto el camino a la lectura, le había enseñado a escuchar… en definitiva le había descubierto las puertas del mundo, sin cerrojos. Como las bibliotecas

Pero seguro que además, esa madre, había sido refugio, abrazo, caricia, calma, tranquilidad, búsqueda de soluciones ante los problemas…. como las bibliotecas.

Y esa madre siempre había estado alerta, preocupada por las posibles necesidades de su hijo, necesidades de todo tipo, físicas y emocionales, indagando en él, preguntando, estudiando el entorno para obtener algo que pudiera sanar estas necesidades…. como las bibliotecas.

Y lo mejor, es que esa madre, tuviera los hijos que tuviera, fueran más guapos, menos inteligentes, hubieran decidido seguir estudiando o no, independientemente de su orientación sexual, de su religión, de si eran niños o niñas, o incluso de si eran de padres diferentes… esa madre había sido biblioteca para cada uno de ellos, por igual, invirtiendo sus energías en cada hijo de manera equitativa… sin preguntas, dando solo respuestas para facilitarles su día a día. Como las bibliotecas.
Como las bibliotecas……con sus bibliotecarios y bibliotecarias al frente.

Visto esto: ¿se imaginan todo lo que podría aportar el colectivo de bibliotecarios y bibliotecarias a este momento social de incertidumbre política en el que vivimos? Las bibliotecas como lugar de negociación, de comunicación, de palabras, de entendimiento. Porque cada día al abrir la puerta de una biblioteca, precisamente eso es lo que sucede: la comunidad se reúne y convive, con sus diferentes necesidades — desde el silencio del estudiante, hasta los balbuceos incontrolabes de los bebés, por ejemplo– ; y se reparte un presupuesto, en muchos casos exiguo, para solventar las faltas de todos intentando no dañar a nadie; y se acotan espacios diferentes que dividen a veces lugares muy limitados pero todos caben en ellos; y en cambio, la comunidad se entiende, y si no, se explica, y se negocia, y se convive. Y se cede y se concede.

Si se hablara con los bibliotecarios y bibliotecarias se entendería pronto que las bibliotecas son verdaderas herramientas de comunicación, pero también de escucha de las palabras no contadas y de trabajo de la atención. Que son lugares para el cobijo, el susurro y la caricia. Que en la biblioteca se pueden leer muchas más cosas que libros. Que la biblioteca sana las mentes. Que es el único lugar que nos enseña que se puede leer sin saber leer. Que las bibliotecas son un buen lugar para que las mujeres se conciencien de su poder, y el extranjero encuentre su país. Que las bibliotecas, en definitiva, son lugares de reunión donde poder expresar, compartir, escuchar y sorprender y todos tenemos necesidad de ello en nuestras vidas. Y todo eso se consigue, exclusivamente, gracias a los bibliotecarios y bibliotecarias, testigos de excepción de los movimientos culturales, sociales, políticos, y educacionales de una comunidad.

Y si este colectivo consigue garantizar el acceso libre y gratuito a la información dando cabida a todas las personas, facilita el aprendizaje a lo largo de la vida, convierte lugares en espacios de diálogo, cultura y creación, propicia la construcción del pensamiento crítico, ayuda a la adquisición de competencias digitales y con todo ello, convierten las bibliotecas en lugares seguros y de protección del individuo…

Si las bibliotecarias conseguimos bibliotecas así, ¿no creen que tendríamos de veras una sociedad mejor? ¿no creen que nuestra opinión puede ser muy interesante para el político que ha de plantear nuevas estrategias de cara, en este caso, a una negociación tan importante como la de configurar un nuevo gobierno?

Ojalá todos los políticos y políticas de nuestro país se fijen en este colectivo profesional para confeccionar sus líneas de trabajo, ya sea en el país, la comunidad, la provincia o el municipio. Ojalá sepan consultarnos y extraer de nuestro servicio todo el potencial que contiene, como observadores privilegiados, como punto de inicio y encuentro de la población, como referencia de las necesidades de la comunidad a la que sirven.

Ojalá el Sr. Sánchez también llame a los bibliotecarios a conversar con él…. Y si no lo hace, como dice la campaña “Biblioteques inquietes” (www.bibliotequesinquietes.com) que el Col.legi Oficial de Bibliotecaris i Documentalistes de la Comunitat Valenciana puso en marcha hace unos meses “ni te imaginas lo que tienes al lado de casa” y el beneficio que puedes conseguir de una biblioteca, y por supuesto, de un bibliotecario o bibliotecaria.

Piénselo Sr. Sánchez. ¡Todavía está a tiempo!"